Foro: Observatorio Ciudadano de la Ciudad de México

Hoy 30 de Junio, y mañana 1° de Julio, se estará llevando a cabo el Foro: Observatorio Ciudadano de la Ciudad de México, organizado, y presidido, por la UAM, en conjunto con otras instituciones académicas (UNAM, COLMEX, CIDE, IPN, Academia Mexicana de Ciencias, UACM), tras la firma de un convenio entre dichas instituciones, y el Gobierno del Distrito Federal en junio del 2007, para la creación del Órgano Colegiado que es el Observatorio Ciudadano.

Tras un primer día (al cual no me pude quedar hasta el final) lleno de ponencias muy interesantes -por ejemplo la del Dr. Florent Joerin, de la Universidad de Laval, Québec, Canadá, sobre Sistemas de Indicadores, presentando el Socioscope; o la del Arq. Enrique Ortiz Flores, de la Coalición Internacional Hábitat – AL-, no me queda duda alguna de la importancia de la acción ciudadana en la lucha por la apertura de espacios públicos para la toma de decisiones -osea, la política, el verdadero sentido de la política-; creo que es ahí en donde se debe trabajar, en la motivación, y estimulación de los ciudadanos para que se interesen, y participen -en la medida de sus posibilidades (tiempo, y demás)- en las cuestiones que importan a todos: la cosa pública.

Hace unas semanas, leyendo el artículo titulado ¿Hay una vía a la Izquierda?, de Josep Ramoneda, que posteó Gustavo Gordillo en su blog, hubo un punto que me llamó mucho la atención en esta crítica a la Izquiera Contemporánea, y es aquél que se refiere a los cambios estructurales en la sociedad; y es que, como bien dice el autor, la política -y como reflejo de nuestra realidad, efecto del sistema económico en el que vivimos- ha perdido esa capacidad de ser quien determine todo lo referente a la vida en sociedad, es decir, lo público ha quedado a un lado, y es ahora el dinero, quien determina lo que se debe llevar a cabo, es decir, el interés privado -por ejemplo, las ahora tan famosas privatizaciones, no son otra cosa que muestra de esa derrota de la política frente al dinero-.

Y no es para menos, en esta postmodernidad, hemos llegado al punto en el que vivimos un radicalismo de lo individual, que ha llegado al extremo de aislarnos, uno de otros, para centrarnos sólo en el consumo excesivo de productos ajenos a nosotros mismos, cosa realmente preocupante.

En fin, volviendo al tema, es este aspecto, de la pérdida de la capacidad de la política, como campo, y medio de acción, para la toma de decisiones, que me lleva a pensar acerca de la importancia de instrumentos como el Observatorio Ciudadano para reivindicar a la política por encima del dinero. La presión que se debe, y puede ejercer para llevar a cabo dicha reivindicación, sólo es posible desde la ciudadanía, porque es de ahí de donde surje el poder de la política, y es ahí en donde realmente se deposita el poder de cualquier gobierno, o institución.

Se trata, entonces, de despertar a los ciudadanos, y enviarles el mensaje de que ellos son los que en realidad tienen el poder; son ellos, y siempre han sido ellos, quienes pueden presionar, y acotar el poder de un gobernante; son ellos los encargados de decidir, y nadie más, acerca de las cuestiones públicas.

Para muestra de lo anterior, sólo habrá que voltear a ver el movimiento encabezado por AMLO. Si bien, en palabras suyas, dice ser él, el movimiento, se equivoca, ya que mejor que nadie, sabe del poder de los ciudadanos para ejercer presión en lo que respecta a temas de índole público. AMLO sabe muy bien, y está consciente, de la capacidad de acción ciudadana. Es por eso que se engancha de ella para dificultar la gestión del Gobierno Federal.

Sin embargo, todavía estamos muy lejos de lograr que ese autoconocimiento de lo que implica el poder ciudadano, llegue a ellos, y es por eso que todavía se valen de líderes que, manipulando a su antojo -ojo, no estoy en contra de que existe alguien que pueda convocarlos, es muy distinto-, los dirijan y digan como actuar. Falta todavía mucho para que los ciudadanos se sepan libres, y entonces sí, ejerzan una verdadera y legítima presión sobre la cosa pública.

Es así que, con base en la presión que se puede ejercer desde la ciudadanía, se pueden obtener los tan anhelados derechos -o facultades- ciudadanos, que abran los espacios públicos, y aseguren la participación de los mismos en cuestiones que son de interés común -es decir, el rescate de lo público-, que faciliten el goce, y disfrute de una vida digna, y plena.

Ya para finalizar. El punto que quiero demostrar aquí, es que es indispensable la creación, mantenimiento, y asegurar la participación en este tipo de espacios ciudadanos -por ejemplo, el Observatorio-, para empezar a abrir nuevas puertas, hasta ahora cerradas, a tod@s, para llevar a cabo una verdadera transformación social. Demostrar, que no es indispensable formar parte de un partido político -para aquellos que no tengan tiempo completo para ello, y/o así lo decidan- para hacerse notar como fuerza capaz de decidir, actuar, y transformar, sobre la realidad que vivimos tod@s día con día.

Más o menos estos son los puntos que me dejaron como reflexión el primer día de este foro. Espero haber sido un poco claro. Mañana a ver qué nuevas reflexiones me dejan las siguientes mesas. Me despido, no sin antes dejar muy en claro que creo necesaria la participación de TOD@S en este tipo de espacios que tanto han costado a much@s, y que representan una buena vía para el verdader cambio.

Creo que es todo por ahora. Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s