Cada día peor…

Las cosas en este país se ponen cada día un poco peor; y por si fuera poco, nuestros gobiernos -algunos de ellos; quizás contados-, ya no saben qué hacer con el aumento de la actividad delictuosa. Muestra de ello -y obviamente, debido al incremento de la exigencia ciudadana- se ve reflejado en el Consejo Nacional de Seguridad Pública, llevado a cabo el pasado 21 de Agosto, de donde surge el Acuerdo Nacional de Seguridad Pública, compuesto por 75 compromisos, que según lo plasmado en el documento, se enfoca en el combate a la delincuencia organizada.

Y yo me pregunto, ¿cómo diablos firmaron eso todos los gobernadores, si bien sabemos, muchos de ellos están involucrados en asuntos delictuosos -nombres no hace falta mencionar aquí-? ¿Cómo pretenden cumplir eso TODOS los gobernadores, si muchos de ellos son miembros, o líderes, de grupos delictuosos? ¿No es irreal plantear un documento así, sin la existencia de organismos -autónomos, y ciudadanos- encargados de evaluar el desempeño de todo el aparato gobernativo? ¿Por qué no se incluye una propuesta de ley para implementar la revocación de mandato?

No sé, las cosas pintan, y pintan cada vez peor. Muchas ciudades, a lo largo del país, que se veían libres de delincuencia organizada, ahora están siendo invadidas, cruelmente -al puro estilo de cualquier invasión violenta-, por grupos delictuosos, con presencia en todo el país, apoyados -o en su defecto, con consentimiento- por los gobernadores de municipios y estados -i.e. Córdoba, Veracruz, en donde, según testimonios de muchos conocidos, una impresionante presencia de un grupo organizado con presencia en muchas zonas del país, ha invadido antros, y demás lugares de convivencia social, para lucrar (de manera monopólica) en diversas actividades comerciales (obviamente muchas de ellas delictuosas), e imponer sus reglas, y caprichos, por encima, incluso, de las autoridades locales; todo lo cual ha propiciado que, en consecuencia, una ciudad tranquila, y muy segura, sea ahora objeto de incertidumbre, y mucha inseguridad pública-.

Lamentable, y preocupante. No sé hasta qué punto va a llegar esto, pero sin duda alguna, está fuera de control.

Por aquí el artículo de Gustavo Gordillo en La Jornada sobre el mismo tema: Acordar para cumplir.

Saludos no muy optimistas desde lo más profundo de mi aflicción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s