El ’68

En una plática muy reciente con Gustavo Gordillo, me platicaba acerca de una ponencia que dio sobre el ’68 en un campamento para jóvenes llamado “Movimientos sociales, estrategia, y acción política”. En ella se sucitó la discusión sobre el éxito o fracaso en el que desembocó el movimiento estudiantil. En esta plática me hizo la misma pregunta: ¿el movimiento del ’68 fue un éxito o un fracaso?

En primera instancia no sabía bien qué responder. Me parece que una pregunta así requiere, además de mucho conocimiento acerca del movimiento -causas, desarrollo, y consecuencias-, una gran reflexión. Claro que, lo más fácil sería contestar que fue un éxito, dados los logros que desencadenó el movimiento -lo que todos dicen ahora-. Sin embargo, una respuesta así -lo mismo que decir que fue un fracaso- sería una simple, y mera impresión, y se estaría muy lejos de una respuesta contundente.

Y así fue, no supe qué contestar, y medio me hice bolas intentando reflexionar/hablar al mismo tiempo -cosa que me resulta imposible, porque no hago ni una, ni otra-.

Sin embargo, he estado pensando un poco acerca de una posible respuesta, y creo que, como bien había dicho en el momento, me parece que el movimiento estudiantil, tuvo resultado positivos, y negativos. Es decir, fue un éxito, pero también un fracaso.

El hecho de que, como bien dice Gordillo, hayan muerto tantos estudiantes, indica ya, de entrada, un fracaso -aunque, dudo mucho que del propio movimiento-. Y es cierto. Creo que el resultado a corto plazo fue un desastre. Miles de estudiantes desaparecidos; miles de familias destrozadas; miles de sueños; perspectivas de vida; planes… todo hecho añicos por la insensata -y muy imbécil- obsesión del orden -¿qué orden?- de un hombre; de un gobierno.

Por otra parte -y viéndolo en una perspectiva de largo plazo-, el movimiento fue pieza clave para desencadenar una serie de cambios -inesperados, e impensables- que nos dejan como herencia –en palabras de Carlos Monsiváis- “la conciencia de los derechos humanos como institución social”.

Es así que puedo posicionar mi impresión del lado del éxito, con el argumento de que el fracaso fue responsabilidad no del movimiento, sino del gobierno diazordista; y, viceversa, el éxito resultado del esfuerzo del movimiento estudiantil. Esto sin dejar de lado la existencia de ambos resultados -actuando casi como caras de una moneda-.

Por último, me parece tan indispensable no sólo recordar el día -a manera de homenaje para los estudiantes del ’68-, sino exponerlo; difundirlo; transmitirlo a todas las generaciones venideras con el único fin de conmemorar una lucha que fue, y es -aún en nuestro días- de todos los ciudadanos. Es tan indispensable para nuestra historia, tanto como cualquier suceso emancipador -porque eso es, un movimiento en pro de la libertad-.

Me dio gusto que mi hermana de nueve años me preguntara sobre el movimiento, y me pidiera fuentes para realizar una tarea escolar que le habían encargado. Esto fue lo que escribió, y me pareció genial, tanto como para publicarlo aquí.

MOVIMIENTO ESTUDIANTIL EN MEXICO DE 1968.

El movimiento estudiantil de 1968 fue un movimiento social en el que además de estudiantes de la UNAM y el IPN participaron profesores , intelectuales, amas de casa, obreros y profesionistas en la Ciudad de México y que fue reprimido por el gobierno mexicano mediante la matanza de Tlatelolco ocurrida el 2 DE OCTUBRE DE 1968 en la plaza de las tres culturas fraguada por el gobierno mexicano en contra del Consejo Nacional de Huelga, órgano directriz del movimiento. Según lo dicho por sí mismo en 1969 y por Luis Echeverría Álvarez, el responsable del genocidio fue Gustavo Díaz Ordaz.

Gracias a la acción gubernamental al pretender ocultar información no se ha logrado esclarecer exactamente la cantidad oficial de asesinados, heridos, desaparecidos y encarcelados.

La fuente oficial reportó en su momento 20 muertos pero investigaciones actuales deducen que los muertos podrían llegar a varias centenas y responsabilizan directamente al Estado Mexicano Gobierno mexicano.

Los cuerpos policiacos se disfrazaron de civiles y comenzaron a atacar al ejercito, entonces el ejército continuó el plan, y así continuó hasta no dejar vivos. Después de lo ocurrido lanzaron los cuerpos al mar. Después se continuaron las actividades ya planeadas de los Juegos Olímpicos, con toda desfachatez Gustavo Díaz Ordaz publicó que no había sucedido tal acto en México.

Periódicos publicaron que los estudiantes se habían descontrolado por causas de rivalidades, aunque eso había sucedido no hablaron mas.

Esta matanza fue a causa de que en el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz del partido político PRI reprimía a los ciudadanos por temor a que los ciudadanos se levantaran en armas y llegara el comunismo.

A esta fecha en memoria de la matanza de los estudiantes se le conoce como LOS MÁRTIRES DE TLATELOLCO.

Fuentes:

Wikipedia

El Universal – México 68

2 de octubre no se olvida.

Anuncios

One thought on “El ’68

  1. Julio Ortega dice:

    Realmente una gran pregunta.Y muy dificil de contestar. Tal vez sea imposible, ya que, si imaginamos que la tragedia del 68 nunca hubiera pasado, y los jovenes de aquellos años pudieran haber logrado lo que demandaban, el “exito” que aquellos jovenes hubieran logrado, no tendria comparacion con solo las fotos e historuas que tenemos las nuevas generaciones.El exito del moviento del 68, ahora, es creo yo, relevante para las nuevas generaciones que recuerdan lo que paso y les demuestra lo que es la injusticia.Y dije que la pregunta tal vez no tenga respuesta, pero, al mismo tiempo, tengo que afirmar que posiblemente tenga dos.Sin duda, el principal objetivo del movimiento fue un fracaso. Creado no por ellos mismos, sino obviamente por la intervencion del gobierno.El movimiento tambien tuvo su llamado exito. Al hacer ver a las personas que despues de todo, viviendo en un pais que tiene todo lo necesario para ser potencia mundial, era imposible la libertad completa de expresion. El exito fue tambien, el gran pedacito de historia que nos dejaron, porque espero que el 2 de octubre en realidad nunca se olvide, y tal vez nos sirva a todos (espero que muy pronto), para no solo hacer marchas en protesta por la delincuencia y el gobierno sucio, una vez al año. Sino para realmente levantar la voz y poder cambiar lo que esta destruyendo a mexico. Y es que la cucaracha nos esta pisando, cuando su lugar es debajo de nuestra suela.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s