Pandemia política

Nueve días. Seiscientos setenta y nueve pruebas diagnósticas. Trescientos doce resultados positivos por influenza A H1N1. Doce defunciones. La situación en México se torna difícil.
Ante la inminente elevación, por parte de la OMS, de la alerta al nivel 5, resulta evidente que estamos frente a una terrible crisis de salud, que amenaza con la vida de muchas personas a lo largo y ancho del mundo, lo cual nos obliga a reflexionar, y pensar, sobre la vulnerabilidad del ser humano, frente a la naturaleza.
Así, tenemos que la única forma en que podemos hacer frente a este tipo de imprevistos -como sociedad-, es la que surge de la conformación de la misma, en un Estado, que delegue la función primaria del cuidado, procuración, y administración, de los recursos -humanos, económicos, de infraestructura, y demás- existentes en esa sociedad, para beneficio de la misma.
Sin embargo, ¿qué pasa cuando un(os) gobierno(s) desvía(n), y corrompe(n), el sentido mismo de su función? ¿Qué sucede cuando en lugar de la procuración del interés general, se dedica a cuidar el interés particular? ¿…cuando es más importante el bienestar de unos cuantos, en detrimento de todos, y se presenta una situación como la que vivimos? La respuesta es una: Ineptitud, y desconfianza.
Desconfianza hacia las autoridades, y sus comunicados; hacia la información, y recomendaciones; hacia la postura misma del Gobierno(s), su diagnóstico, y resultados. Muestra de ello, la cantidad de textos y comentarios, que circulan por la red, manifestando su total escepticismo frente al suceso que hoy nos aqueja, divulgando una serie de teorías conspiratorias, que intentan dar su propia explicación, llegando a compararlo, incluso, con mitos/historias, como la del Chupacabras.
Claro que, estoy convencido, de que ésta postura, lleva consigo cierta obstinación por rechazar la vulnerabilidad del ser humano frente a la naturaleza, atribuyendo la situación al propio hombre -principalmente, un grupo “superior”-, para brindar una bocanada de alivio a cierto grupo de la población, descargando su furia, y preocupación, sobre un grupo, o persona, determinada, concreta, y visible; acción que, inevitablemente, hace las veces de terapia, y otras de consuelo.
La segunda: Ineptitud. Ineptitud frente a la situación; frente a la gravedad del asunto; frente al mismo diagnóstico que se hace, en favor de la buena imagen de ese gobierno, frente a los demás -casi siempre externos a-. Claro ejemplo: Veracruz, y su Gobierno priísta, encabezado por el Tío Fide -alias Fidel Herrera; o viceversa-, quien, teniendo conocimiento, inclusive, antes del mes de abril -entre enero y marzo-, de un problema sanitario en la región de La Gloria, municipio de Perote, derivado de la actividad de una granja de cría de cerdos de la empresa Carroll, decidió ocultarlo de la mirada pública, minimizando el hecho, y reprimiendo su importancia.
Y es que, en los meses antes mencionados -enero y marzo-, la mitad de la población -prácticamente- fue víctima de una epidemia por influenza, donde dos niños murieron, y otro más sobrevivió -el famoso caso de Édgar Hernández-. Según Alberto J. Olvera -sociólogo-, en un texto publiado en El Universal, fue sólo a través de una nota, a finales de marzo, de Notimex, así como de un estudio realizado por James Wilson, que se reportó acerca del suceso por ahí del 30 de marzo, con resultados de lo que sucedía, que la empresa Veratect, alertó a la OMS, al CDC, y a la Cruz Roja Internacional sobre el brote de infección ahí encontrado.
Sin embargo -y a pesar de que la reacción del Gobierno del Estado de Veracruz fue un tanto rápida y efectiva-, la historia no comenzó ahí, ya que -según la información de Olvera-, desde hace ya tres años, ciudadanos pertenecientes a la localidad habían protestado por la presencia de problemas respiratorios, como consecuencia de la instalación de la granja antes mencionada, exigiendo que se retirara ésta. Como cualquier otro gobierno mexicano, el del Estado de Veracruz, decidió no hacer caso, anteponiendo la urgencia por atraer inversión, en perjuicio de los pobladores, protegiendo a la primera, y reprendiendo a los últimos.
Así, la historia se agravó, como en muchas otras entidades, derivando en la situación cada vez más compleja que atenta contra la humanidad, en todo el mundo, demostrándonos una vez más -con ejemplo prácticos, y reales- lo que sucede cuando un gobierno no actúa como tal, y se preocupa por todo menos lo primordial: Sus ciudadanos. La crisis de salud -además de otros factores-, se deriva de la irresponsabilidad, y corrupción, con que actúan algunos funcionarios públicos en nuestro país, lo que nos deja como conclusión, una vez más, que es IMPERANTE, E INCREÍBLEMENTE NECESARIO DAR UN GIRO DE 360º EN CUANTO A POLÍTICA NACIONAL, ANTES DE QUE ESTO CULMINÉ EN UNA SITUACIÓN CRÍTICA E IRREVERSIBLE -porque aún puede empeorar-.
Ojalá esta traumática experiencia nos sirva de lección, y nos permita articular, de una vez por todas, todas exigencias, canalizandolas en acciones colectivas. Ante todo, la unidad de tod@s, con miras a un verdadero Estado.
Fuentes:
Anuncios

3 thoughts on “Pandemia política

  1. Sejo dice:

    Muy chido post, gracias por promover el uso de la razón jeje.

    Este párrafo me gustó mucho:
    <>Claro que, estoy convencido, de que ésta postura, lleva consigo cierta obstinación por rechazar la vulnerabilidad del ser humano frente a la naturaleza, atribuyendo la situación al propio hombre -principalmente, un grupo “superior”-, para brindar una bocanada de alivio a cierto grupo de la población, descargando su furia, y preocupación, sobre un grupo, o persona, determinada, concreta, y visible; acción que, inevitablemente, hace las veces de terapia, y otras de consuelo.<>

  2. Metafora dice:

    De nuevo muy buen post, bajo la misma línea que tratamos en Metáfora Política, ya que quedó bien en claro que, como dice el artículo, el gobierno falló en proteger a sus ciudadanos. Su responsabilidad primordial, siempre.

    Saludos,

    Axel-

    metaforapolitica.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s