John Lennon: Un hombre capaz de imaginar

Setenta años del natalicio de John Lennon. La trascendencia de ese suceso se expresa de distintas formas, en distintos ámbitos. Sin embargo, la constante es sólo una: Música. Y es que, a través de esta, John Lennon supo expresar, y moldear, un mundo distinto al que el común de los mortales estamos acostumbrados a percibir. Un mundo donde todo es posible; donde los sueños son realidades, y viceversa. Donde la esperanza no muere, y el optimismo perdura. Un mundo mejor; un mundo de felicidad, y la felicidad de un mundo.
Son setenta años, y se siente muy poco. Pareciera que John Lennon estuvo ahí desde siempre, a nuestro lado, inundándonos con imágenes sonoras, mundos alternos; realidades soñadas. Difícil no incluir alguna de sus canciones en el soundtrack de la vida de la humanidad. Nos ha acompañado desde entonces.
Setenta años, y se ve difícil olvidarlo. Olvidar el anhelo; las lágrimas de felicidad, de esperanza; la increíble posibilidad de crear. Crear un mundo mejor. Crear felicidad para todos, y todas. Campos cubiertos de fresas por siempre.
Son setenta años, y parece que la empresa en la que se ha embarcado Yoko Ono -su amante, su viuda- por mantener viva la imagen, y el recuerdo de John Lennon, resulta más que indispensable para un mundo como el nuestro.
Recordar no sólo la música -parte fundamental de Lennon-, sino el mensaje de fondo, propulsor de la misma, que se incluía en esta. La imagen del pacifista; del activista que imaginaba un mundo en paz; un mundo mejor para todos, por todos. Un mundo ideal, que fuese una realidad.
Son setenta años, y es esta faceta de Lennon que no podemos olvidar; la que más necesitamos. La del Lennon soñador; capaz de imaginar. Es esta, la que Yoko Ono se ha empeñado por mantener viva.
Son setenta años, y recordar a Lennon con la reedición de su música, englobada bajo el mantra “Power to the People” no es coincidencia. Nos invita a soñar; a imaginar; a luchar por ese ideal de un mundo mejor.
Son setenta años, y más allá del músico, prevalece esta imagen: La del hombre capaz de imaginar. De ahí la importancia de mantener vivo en nuestro recuerdo a Lennon.
Enfrentar esta parte positiva, del hombre que imagina bondad, y felicidad, con el ambiente agresivo, y duro, que se engloba en géneros actuales, y en voga, de la música -y del mundo en general-, no es fácil.
Enfrentar al hombre duro, frío y calculador, que sólo busca placeres inmediatos -en su mayoría materiales-, y fama, con el hombre soñador, honesto, y sensible, no es fácil.
Sin embargo, siempre se puede imaginar; todo es posible.
Celebremos la vida y obra de John Lennon, y agradezcamos que sus herederos y amados, se lancen a hacer de este hombre un símbolo de esperanza para este mundo, que falta le hace. Vivamos teniendo en mente que es posible un mundo mejor. Un mundo unido, en paz y amor; en felicidad. Ya sea en nuestro corazón, hogar, o comunidad. Luchemos por ese mundo mejor, por alcanzar ese ideal. Recordemos la vida de Lennon, imaginando una vida llena de paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s